Lo Último

miércoles, 25 de mayo de 2016

Reseña: Las flores vivientes de Ghundi - Beatriz Ors Castañeira



Nº de páginas: 220 páginas
Edición: Tapa Blanda
Editorial: Amarante
Lenguaje: Castellano



SINOPSIS:

Violeta está enamorada de Kai, un divertido extraterrestre de tipo nórdico
con poderes psíquicos. La familia de Kai acoge a Violeta como una más, pero al adentrarse en su mundo se ve envuelta en una guerra alienígena que pone en peligro su vida. Tras una batalla en la que los reptilianos se disfrazan de humanos, y atacan vorazmente con su veneno letal, se logra conseguir el alto al fuego y Kai decide llevar a Violeta a conocer su planeta coincidiendo con una festividad.
Esta historia nos hace soñar con la existencia de otros mundos, con otros seres capaces de convivir con nosotros; pero sobre todo con un original romanticismo más allá de cualquier mundo.


OPINION:


Hay que ser como el agua. El agua se adapta a las circunstancias, si la viertes en un vaso, tendrá esa forma y así, con cualquier recipiente.


Como veis en el título, hoy vengo a hablaros de “Las flores vivientes de Ghundi”, la primera novela con la que se estrena la escritora Beatriz Ors Castañeira. Tuve la oportunidad de leer esta novela gracias al book tour que organizó; que es un book tour? Pues la escritora presta su libro a diferentes personas que quieran leerlo y reseñarlo (en este caso en el plazo de dos semanas), de forma que cada una de las participantes se lo pasa a la siguiente y así sucesivamente hasta que vuelve a llegar a la autora.

Aunque es una novela de apenas 200 páginas, creo que tiene bastantes cositas interesantes que comentar. Intentaré hablar de todo y de la forma más clara posible, ya que de este libro quizás no encontréis muchas reseñas y quiero que tengáis una opinión lo más completa posible.

El pilar de esta historia es un romance paranormal; este se desarrolla entre una terrícola (Violeta) y un Ghundiano (Kai). Es a partir de esta relación que se van desenvolviendo los hechos, y es que tenemos no pocas “líneas argumentales”. Por un lado la relación amorosa entre los protagonistas, la historia de Violeta con su madre, la familia de Kai (su historia, sus poderes o habilidades…), las diferentes razas de extraterrestres que salen a lo largo de la historia y cuáles son las pretensiones o visión de la “vida” de cada uno de ellos…


…Había estado a medias, había amado a medias a pesar de creer que amaba con el corazón completo y es que, al igual que no se puede estar en dos sitios a la vez, no puedes ser infeliz y ser feliz al mismo tiempo.


Si hay algo que me parece imprescindible destacar, y de hecho es lo que más me gustó de esta historia, es el mundo que Beatriz crea para nosotros, Ghundi. La descripción que se hace de este es bastante concienzuda y detallada; se ve que la autora ha querido prestar atención a todos los detalles, pues se abarcan numerosas cuestiones. La naturaleza, tanto animal como vegetal (las diversas razas de animales y plantas/arboles), los platos típicos, las costumbres del lugar (como se saluda a alguien que acabas de conocer, por ejemplo).

Es precisamente esta naturaleza ghundiana tan especial la que me fascinó. Sin haceros spoiler os diré que hay una escena (que paradójicamente se desarrolla en la tierra) de una sensibilidad y belleza tal, que estoy segura que muchos pagaríamos por ver… Se trata de la escena de las flores vivientes de Ghundi; y es que cuando la madre de Kai toca el violín y las flores reaccionan… en fin! Valdría la pena una película solo para ver un espectáculo así.

Otro de los puntos a destacar es la variedad de razas (¿Podría decirse así?) de extraterrestres que aparecen; si no recuerdo mal hay hasta cuatro/cinco: ghundianos, pleyadianos, reptilianos, los grises y los híbridos. A lo mejor no os parece especialmente relevante, pero quiero que os paréis a pensar en el trabajo que supone crear cinco variedades de extraterrestres, con diferentes habilidades físicas y psíquicas, características físicas de lo más variopintas, diferentes formas de comportarse y de “ver la vida”, etc, etc…


Nunca un colectivo se puede catalogar de bueno o malo, cada ser tiene su esencia individual y única…


Justamente por esta última cuestión tiene lugar una “pequeña guerra”, y es que mientras que ghundianos y pleyadianos han venido a la tierra para protegernos y ayudarnos a mejorar, las pretensiones de los reptilianos no pueden ser más diferentes. Aunque odie tener que admitirlo, los reptilianos se parecen más a los humanos de lo que me gustaría reconocer… quieren conquistarlo todo y no les importa en absoluto que métodos tendrán que aplicar o a quien sacrificar para lograrlo.


Me sentía endeble, mi niña interior lloraba asustada, hambrienta del calor de un abrazo que me hiciera restaurarme y me hiciera sentir resguardada y es que, en ocasiones, me veía así, frágil.


Sin embargo, mientras que se profundizó suficiente en cuanto al planeta de Kai, creo que la autora quizás se quedó un poco corta en el desarrollo de esta guerra. Empieza y termina de forma un poco precipitada quizás; lo que quiero decir es que, para mí, la acción terminó antes de que pudiese entrar en “tensión”, aunque también entiendo que la novela es relativamente corta y no todo podía ser guerra... jajaja


Pero eran hombres, con sus miedos e inseguridades, con debilidad en su piel… no eran invencibles, podrían fallar y también…morir.


Por lo que se refiere a los personajes: me encantó Kai (que siempre le diese un beso en la nariz a Violeta me parecía lo más dulce del mundo :$), personaje detallista y comprensivo donde los haya.


Tú haces de lo cotidiano algo extraordinario


En cuanto a Violeta, tengo dudas. En algunos momentos parecía fuerte y decidida (como cuando le planta cara a su madre) y en otros, las inseguridades se la comían viva. Me habría encantado saber cómo y en qué circunstancias se conocieron y enamoraron estos dos personajes.


Antes me marchitaba y no me daba cuenta


Violeta, en la vida, siempre hay quien intenta aprovecharse de las personas de corazón noble, no se puede cambiar el mundo, solo puedes valorarte y rodearte de personas que sean capaces de hacerlo también, los demás, te sobran.


El resto de personajes son tal vez algo más secundarios, pero aun así debo decir que adoré a Kennet, a Lyra y a Jasa; los niños son demasiado adorables a veces  :D

& como ya sabéis que siempre me gusta dejar algún comentario tonto, os diré que la protagonista tiene un gato que se llamaba Bigotes. Esto me dibujo instantáneamente una sonrisa en la cara; mi hámster también se llamaba bigotes (…I miss you…)


Por lo que se refiere a la forma de escribir de la autora; el lenguaje es sencillo. Los capítulos son cortos, lo que agiliza mucho la lectura, no te atascas, avanzas rápidamente. En general es bastante atrayente, sobre todo tratándose de una primera novela, aunque también he de decir que a veces me daba la sensación de que la historia avanzaba un poco a trompicones; se cortaba la acción de forma un poco brusca y se pasaba a otra escena diferente, como si no estuvieran del todo bien hiladas.



En resumen: Es una historia que está bastante bien, sobre todo para ser una primera novela y que perfectamente puede entreteneros durante un par de horas.

El planeta que se nos describe está tan bien construido que la autora podría retomarlo en cualquier momento y contarnos nuevas historias. & además nos deja una reflexión nada desdeñable sobre como tratar a nuestro propio planeta...


GRACIAS Beatriz por darnos la oportunidad de leer tu novela. Te deseamos mucha suerte y esperamos volver a leer algo tuyo muy pronto!!





Love...


S!




No hay comentarios:

Publicar un comentario