Lo Último

martes, 7 de junio de 2016

Reseña: Trilogía de Eblus (III): Sapere Aude - Care Santos



Nº de páginas: 224 págs
Encuadernación: Tapa Blanda
Editorial: B de Block
Lengua: Castellano
Precio: 16'00 (en La Casa del Libro)



SINOPSIS:

Después de conseguir el poder absoluto, Eblus cree haber llegado a donde tanto soñó. Tiene cuanto deseaba, pero ¿que hay detrás de los sueños cumplidos? Todo comenzará a complicarse cuando descubra que su bien más preciado ha desaparecido y hay alguien dispuesto a discutirle el poder. Alguien a quien conoce, teme...y quizás algo más. ¿Puede el diablo tener debilidades? ¿Qué se puede desear cuando se tiene todo?


OPINION:


Tercera y última parte de la trilogía de Eblus

¿Qué hay detrás de los sueños cumplidos?

Sapere aude, querido mío. Ahí está la clave de todo. Nunca sabrás nada si no te atreves a averiguarlo.

Hay dos cuestiones que son totalmente distintas, incluso opuestas, pero ambas me gustan en igual medida. Por un lado, me encanta que se base en “tradiciones reales”, por llamarlas de algún modo, y que les dé un significado u origen completamente diferente. Esto sucede por ejemplo cuando nos habla de los Reyes Magos, del origen de los vampiros, la creación del mundo, el Convento de los Capuchinos en Palermo, la historia de Walter Scott, o algunas de las obras de Shakespeare.

Y por el contrario, también me gusta que se base en sitios/localizaciones reales, en lugar de ser todo un mundo diferente e inventado. Que sean sitios que realmente existen, y que en algunas ocasiones hasta he visto con mis propios ojos hace que sea mucho más sencillo y entretenido meterte en la historia. Por no decir, que amplía nuestra “cultura” y son lugares que probablemente querremos visitar (si no lo hemos hecho). Es el caso de la Sagrada familia en Barcelona, el Convento de los Capuchinos en Palermo (aunque ciertamente  yo tampoco sé si sería capaz de aguantar la visita hasta el final…), el Monasterio de San Juan de la Peña, el muro de las lamentaciones…


                                      


Creo que la autora se documentó mucho y bien antes de escribir esta trilogía, y eso siempre es algo de agradecer.

Al ir leyendo la historia también ha ido cambiando mi opinión respecto de ciertas cosas. Por ejemplo, la forma tan rocambolesca y condescendiente en que narra Eblus ya no me molesta, es más, ahora hasta me causa bastante gracia. Aprecio que la autora se tomara la molestia de recalcar tanto ese aspecto de su personalidad, así se refleja perfectamente la cantidad de tiempo que lleva en el mundo, todos los sucesos que ha podido presenciar de primera mano y lo culto que es.

La mayor parte de este tercer volumen de la trilogía fue quizás un poco más calmado que los anteriores. Creo que la autora se centró en Eblus y en dejarnos bien claro que éste no obtuvo lo que esperaba en un primer momento; y es que, como bien dice en la sinopsis, en Sapere Aude se nos muestra que es lo que hay detrás de los sueños, y que pasa cuando estos no se corresponden con lo que habíamos imaginado en un primer momento.

Tengo que confesar que me encandiló este tema de reflexión. Normalmente estamos tan centrados en la meta, en la última parada del viaje, que en ningún momento nos paramos a reflexionar y disfrutar de los instantes previos.


Hay un problema, amigos… El poder absoluto no es como había imaginado. Es aburrido. No puedo hacer lo que me gusta. He conseguido llegar a lo más alto, pero resulta que lo que de verdad me gustaba era escalar. En mi vida ya no hay emociones de ningún tipo.



En esta última entrega de la saga descubrimos cual será el desenlace de la “relación” que hay entre (nuestro ya querido) Eblus y (la insufrible) Natalia. Como ya sabréis si habéis leído los dos libros anteriores, al final de “Crypta” queda declarada la guerra entre nuestros dos personajes protagónicos; Eblus ha recuperado la cordura y Natalia es más ambiciosa que nunca…


La paz es la más efímera de las circunstancias, Señor.


& es precisamente esto lo que consigue que Eblus vuelva a tener claras sus prioridades,  y lo que le da un poco de emoción a esta última parte. El desenlace de esta historia es simplemente redondo; a mi juicio, no podría habérsele ocurrido a la autora una forma mejor de rematar la extraña relación de Eblus con la familia Albás.


Que curiosas las criaturas vivas. Te decepcionan aquellas en quienes más esperanzas has depopsitado. Te alegran la existencia las que creíste más insignificantes.



Pero si queréis saberlo no tendréis más remedio que adentraros de nuevo (y por última vez) en esta aventura…



ALERTA SPOILER!!
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

Ahora que he leído la trilogía completa puedo afirmar que existen ciertas discordancias o contradicciones. Por ejemplo, en el segundo libro se nos dice que los tres amigos del desierto (reyes magos) resucitan en el mismo orden en que murieron; sin embargo me parece que se produce un error pues el orden en que murieron (si no recuerdo mal) fue: Melchor, Baltazar y Gaspar, mientras que el orden en que resucitan es: Melchor, Gaspar y Baltazar…

Por otro lado, al final del segundo libro, cuando el gran señor de lo oscuro y Eblus planean la futura entronación de este último, deciden que Abigor  III se pondrá el primero en la lista de posibles miembros del conclave de los seis (por un favorcillo que le deben) y que el lugar que ocupaba Eblus en dicho conclave será ocupado por el que está en primer lugar en esa lista que en ese momento es Andras, Duque infernal, amigo de Eblus; y sin embargo, cuando leemos el ultimo libro, y se nos narra la ceremonia de entronación, el que está ocupando el sitio de Eblus es Abigor III. No entendí cuál fue el cambio que se produjo con respecto a esto…

Tambien me parece apreciar cierta contradicción en cuanto al personaje de Rebeca. Al final del segundo libro, cuando es Natalia la que narra dice que nota la presencia de Rebeca como triste, como si echara de menos a su hermana… da a entender que hay un cierto “perdón” por su parte, o al menos eso me parece entender a mí. Y sin embargo, cuando narra Eblus, y Rebeca se despide, vuelve a decir que odia a su hermana y que se va a quedar con Bernal.

No entendí muy bien que se recuperara de repente esta obsesión por Bernal, cuando estaba tan olvidado últimamente en la historia. Supongo que fue la forma de volver a traerlo a colación ya que en el tercer libro este personaje vuelve a tener cierta relevancia en los planes de ambas partes.

Para mí precisamente este personaje es la gran víctima de la trilogía xD Ciertamente Bernal hizo algo que no debería haber hecho, y yo como persona rencorosa que soy me alegro de que tuviese un poco de su propia medicina, pero caray… me parece excesivo todo lo que tuvo que sufrir por haber metido la pata como lo hizo (y más cuando no son pocas las personas que actúan de la misma manera, constantemente jajajaja)

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

Si bien al principio no estaba muy segura de sí me iba a gustar o no, ya que me costó un poquito meterme en la historia, tengo que decir que ésta es una historia GENIAL! La profundidad que la autora otorga a todos y cada uno de los personajes hace que sea sumamente sencillo entender cuáles son sus motivaciones y su forma de actuar. Y aunque puede ser un poco parada en ciertas ocasiones, es maravilloso ver como poco a poco van encajando las piezas de un puzle sumamente complejo.



PUNTUACION: 5/5



Love...



S!


No hay comentarios:

Publicar un comentario