Lo Último

lunes, 30 de julio de 2018

Reseña: El ladrón de los recuerdos - Rafael J Sánchez


Víctor Heredia es un joven aprendiz de pintor que está pasando por momentos difíciles en su vida. Un día, entre las olas de la Villa  de Rota donde vive, descubre un enigmático colgante de plata que parece contener un secreto que años atrás el mar se tragó. Una leyenda de brujería que solo la profundidad del océano recuerda.

Nada de lo que podía saber puede compararse con lo que vive ese verano, cuando los cimientos de su vida se desmoronaron obligándole a construir otros con una masa formada a partir de amor y magia.




¡Hi Geeks!

Hoy vengo a contaros un poquito sobre "El ladrón de los recuerdos", la nueva novela de Rafael J. Sánchez. Es posible que este autor ya os suene pues anteriormente reseñé su otra novela: "La sombra del principe oscuro". He de aclarar que la una y la otra no se parecen demasiado, no obstante, ambas tienen en común el marcado estilo narrativo del autor. 

Pasamos tanto tiempo estudiando cosas irrelevantes, intentando meter en nuestras cabezas conocimientos que algún lejano día pudieran hacernos falta. No somos conscientes de que un acto de amor se puede retener de la misma forma, y recurrir a él en nuestra memoria el día que el anhelo nos inspeccione el alma.

Si pudiera volver atrás estudiaría mejor un beso y retendría muchos abrazos.

Rota. 1928. En este pueblo costero de Cádiz nos encontraremos con nuestro protagonista, Victor Heredia. Victor es un muchacho que ayuda un poco a su padre y ademas trabaja como aprendiz de pintor y escultor (su verdadera pasión). A pesar de estar en pleno verano, a priori la época más divertida del año para los más jóvenes, no está atravesando su mejor momento pues su madre ha fallecido recientemente. El día del funeral, mientras está dando un paseo por la playa junto con su perro Luca, encuentra una botella en el mar; una botella cuyo contenido oculta un precioso y curioso collar. Y aunque su intención es quedárselo, se le cae al mar y "desaparece".

A veces los buenos tiempos no se reconocen cuando los vives, sino mucho más tarde...

Pocos días después, con el inicio de la estación estival, comienzan a llegar turistas a Rota. Entre ellos aparece Sofía, una Sevillana guapa y encantadora en la que nuestro protagonista no puede evitar poner los ojos desde el primer momento. 

Junto con Pascual, un roteño amigo de toda la vida de Victor, comenzarán a averiguar que se esconde detrás del misterioso medallón, de las más que extrañas luces verdes que algunas noches aparecen en medio del mar, y de la tranquilidad que parece haberse apoderado de su pueblo natal. 

Ese es el primer paso de una sucesión de acontecimientos.
El desencadenante.
El inicio de nuestra historia...

Tú corazón es como un niño, no razona, solo espera lo que desea


La ambientación es uno de los puntos fuertes de esta novela. En un primer momento podemos pensar que no será fácil imaginar una España en plenos años 20; sin embargo, el autor ha hecho una más que notable labor de documentación que hace que el lector esté perfectamente ubicado desde el minuto uno. Noticias, artículos de revistas, la forma de hablar de la época... Todos esos "pequeños" detalles hacen que sea muy sencillo meterse de lleno en esa época y visualizarlo todo. 

El otro punto fuerte es, para mi, la cantidad de "lecciones" o moralejas que se pueden ir extrayendo a lo largo de la historia. He leído esta historia en formato electrónico desde el móvil y os pudo asegurar que no son pocos los pantallazos que he sacado a lo largo de la lectura. No solo porque sean reflexiones interesantes sino porque Rafael ha sabido plasmarlas en papel de una forma muy bonita. 


Hay personas que conforman tu destino, y otras que construyen tu pasado. Decidir cuáles pertenecen a uno o a otro es una decisión difícil, pero la vida siempre acaba dándote las respuestas correctas si sabes realizar las preguntas adecuadas.


Por último, el que para mi ha sido el mayor punto negativo de la novela: el ritmo. Es cierto que una vez que realmente entras en la historia es bastante entretenida y se lee "relativamente rápido", pero también es cierto que el ritmo es, en general, bastante lento. Lo note sobre todo en la primera mitad de la novela... Entre que tardas un poco en saber cual es el argumento en sí y que el ritmo no es demasiado ágil, la primera mitad de la historia se hace un poco pesada/densa. No obstante, una vez que entras en faena se lleva muchisimo mejor!


Toda historia tiene un final feliz,
solo hay que saber cuándo hay que parar de contarla.


3 comentarios:

  1. Hola!que lindo una novela ambientada en losu años veinte.bastante innovadora y original!gracias por la reseña.te esperamos en la morada ya que hace mucho que no te vemos.saludosbuhos!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Pues pintaba muy bien hasta que me has dicho que la primera parte de la novela se te hizo muy lenta. Ya me ha tocado leer uno de esos recientemente y la verdad es que se me hacen muy cuesta arriba. Aunque también he de decir que leo muy pocos autores nacionales así que quién sabe jajaja
    Nos leemos, guapa.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el primer fragmento que nos has dejado, pero a medida que te he ido leyendo...como que creo que el libro no es para mí, no termina de atraerme

    ResponderEliminar